terça-feira, 27 de junho de 2017

“Blanco para ella”, “la carta para el hombre” y otros machismos del mundo del vino

La Asociación de Mujeres Amantes de la Cultura del Vino revindica la desigualdad de género


“Vinos blancos y rosados para ellas, y los tintos para ellos”. Seguramente haya escuchado alguna vez esta expresión en un restaurante u otras como “este vino es muy femenino”. Y es que parece que beber todavía sea una cosa de hombres.
Es lo que reivindica la Asociación de Mujeres Amantes de la Cultura del Vino (AMAVI), que ha elaborado un encuesta para denunciar el machismo en el mundo del vino. Esta plataforma pionera a través de su revolución silenciosa ha ayudado a dar visibilidad a la mujer en el sector vinícola.
La Asociación de Mujeres Amantes de la Cultura del Vino reivindica el machismo en el mundo del vino
Según AMAVI, solo el 4% de las mujeres encuestadas recuerda que en un restaurante le ofrecieran primero a ella la carta de vinos en lugar de a su acompañante masculino. Lo que significa que en el 96% de los casos el camarero o sumiller presupone que la elección del vino es una cosa de hombres.
“Estamos en el siglo XXI, las mujeres saben de vinos y son las que ahora mayoritariamente lo compran, nadie debería elegir por ellas. Sería mucho más apropiado ofrecer la carta a los dos”, reivindican desde AMAVI.
En el 96% de los casos el camarero o sumiller presupone que la elección del vino es una cosa de hombres
También denuncian la utilización de expresiones como “vinos para mujeres”, ya que casi siempre se dice que los rosados y los blancos son los preferidos de ellas. “Estamos ante un cliché anticuado que además no se cumple”. El resultado de la encuesta AMAVI 2017 indica que el 44% de las participantes prefieren vinos tintos y tan solo un 28% eligen los blancos.
Otra cuestión es la utilización del adjetivo femenino para describir un vino. “Se dice que un vino es femenino para expresar su sencillez o suavidad. Las mujeres pueden tener estas cualidades pero no todas ni en todo momento; las mujeres también pueden ser fuertes, decididas, tener personalidad y carácter y la capacidad de apreciar un buen vino”, revindican desde esta asociación.
Por no hablar de otras expresiones como “beber es una cosa de hombres”, que incluso se recoge dentro del refranero español. “Siempre se habla de hombres al referirse al consumo de vino, pero las nuevas investigaciones confirman que las mujeres tienen igual y, en ocasiones, superior capacidad olfativa y gustativa para la cata”, apuntan desde AMAVI.
Estamos en el siglo XXI, las mujeres saben de vinos y son las que ahora mayoritariamente lo compran, nadie debería elegir por ellas”
AMAVI

[Fuente: www.lavanguardia.com]

Nenhum comentário:

Postar um comentário