quinta-feira, 18 de maio de 2017

A 25 años de la muerte de Atahualpa Yupanqui, presentamos Don Ata

Héctor Roberto Chavero Aramburu nació en 1908 en Pergamino, provincia de Buenos Aires, de un padre de ascendencia quechua y una madre vasca y desde su infancia demostró una extraordinaria sensibilidad musical, poética y espiritual. Eligió su nombre como una misión: Atahualpa Yupanqui, “el que viene de tierras lejanas para narrar”. A los veinte años partió a descubrir el país y desde entonces nunca abandonó el camino. Durante toda su vida denunció las injusticias que sufren los pueblos sin voz, y su compromiso con la defensa de los más humildes lo condenó a la persecución y al exilio.
 
Autor de doce libros y de una inmensa obra musical conocida en todo el mundo, Yupanqui se presentó en conciertos en América, Europa, Asia y África y recibió reconocimientos en cada lugar que visitó. 

Su camino se cruzó con el de los grandes íconos del siglo XX: Édith Piaf, Pablo Neruda, Federico García Lorca, Paul Éluard, Antonio Machado, Pablo Picasso, el Che Guevara y Julio Cortázar, entre muchos otros. 

Manuel Urtizberea emprende la tarea de narrar esta enorme vida y ofrece un retrato del hombre en el que las canciones y los poemas se enlazan con las experiencias vitales que los inspiran. 

La soledad, la belleza de la tierra, el viaje interminable, la injusticia, el amor, el silencio y el encuentro con el alma de los pueblos se traducen en una obra y un estilo incomparables que influenciaron a incontables artistas y que siguen vigentes a 25 años de su muerte.

 
“Yupanqui tiene cada vez más importancia, ya que trazó un camino cuando estaba vivo, y un camino después de su muerte”.
–Mercedes Sosa


[Fuente: www.editorialmarea.com.ar] 

Nenhum comentário:

Postar um comentário