quinta-feira, 9 de março de 2017

Tangócratas, disco de PABLO MARCHETTI y RAFAEL VARELA

Primer disco de este dúo tanguero con perfil punk. Capaces de entregar una bellísima versión de Manoblanca y de cerrar el disco con un cover de 2 Minutos, lo más jugoso está en los nuevos tangos de su autoría. Con invitados de lujo, es un placer editar este material, en exclusiva para nuestros socios y amigos.

La clave de este impactante disco de Pablo Marchetti (voz) y Rafael Varela (guitarra) es que resulta una condensación de la trayectoria de ambos, y convoca a la vez a varios compañeros de ruta. Si vemos los primeros tres tracks (un arranque demoledor con tres tangos siglo XXI) ahí hay un buen resumen de esta condensación: primero, Ese quién es, letra y música de Acho Estol; luego la melancólica Tal vez, con música de Marcelo Mercadante y letra de Marchetti, y participación en el piano de Diego Schissi; por último La pongo igual, letra inconfundible del cantante, en su vena humorística, y música de Varela. Son un muestrario de diversos registros de la voz de Marchetti, con tres tangos nuevos. Si sumamos el primer cover del disco, Manoblanca, ya tenemos un tercio del disco, con mucha variedad estilística.
Hay que decir que Pablo Marchetti con los años ha adquirido oficio como cantante. Su voz ganó espesor, los años y la práctica le sumaron profundidad y es capaz no solo de decir muy bien (eso siempre lo tuvo), sino que también ha crecido en el fraseo y, lo más importante, conmueve, toca esa fibra sensible cuando lo desea. Si no fuera así, este disco no tendría sentido. Sus experiencias previas, valiosas sin dudas, parecen ahora una lenta preparación para este importante paso, en el que se muestra no solo como autor ingenioso sino como cantante en primer plano.
La mano de Rafael Varela se ve no solo en su rol de guitarrista sino ocupándose de la producción artística del disco, de una coherencia remarcable. Hizo que las participaciones de los destacados invitados que tiene el disco no sean centrales, sino aportes que suman y se agradecen. Dicho esto, en un disco muy parejo y sin baches pronunciados, los momentos en los que quedan solos, su guitarra y la voz de Pablo, son memorables. Así, la versión de Barrio de tango, con todo lo que implica meterse con un clásico de Troilo y Manzi, es uno de los picos de la grabación. Otro es Bluses de Boedo, del Tape Rubín.
No tiene sentido analizar canción por canción. Sí es interesante resaltar que la figura de Manzi parece articular el disco: el Sur (Pompeya, Boedo, Barracas) parece ser el terreno mítico que prefiere pisar en su poética este dúo en Tangócratas. Para esto, a los tangos propios, Marchetti y Varela sumaron joyas de la nueva generación de autores, con inteligencia y generosidad.
Un trabajo integral, heredero de esa mezcla que somos, de rocanrol, tango y milonga, que combina lirismo y crónica, humor y amor, nostalgia y crudeza en dosis justas. Para prestarle la oreja varias veces, y disfrutar. 
[Fuente: www.clubdeldisco.com]





Nenhum comentário:

Postar um comentário