quinta-feira, 3 de agosto de 2017

A Fatih Akin le gustaría trabajar en México (y con Salma Hayek)

El cineasta alemán Fatih Akin asegura que le gustaría trabajar en México y admira a Diego Luna y Gael García Bernal.



Escrito por Marcela Vargas 

La XX edición del Guanajuato International Film Festival (GIFF) se apoderó de Guanajuato Capital del 26 al 30 de julio. Este año, uno de los homenajeados internacionales es el cineasta alemán de origen turco Fatih Akin, a quien se entregó la Cruz de Plata por su trayectoria. El director de películas como Head On (2004) y Soul Kitchen (2009) estrenó en este festival su película In the Fade (2017), que compitió por la Palma de Oro en Cannes y por la que Diane Kruger ganó el premio a Mejor Actriz. 

In the Fade es una cinta desgarradora sobre la pérdida, el racismo y la fina línea entre hambre de justicia y deseo de venganza. Katja (Diane Kruger) es una mujer alemana en un matrimonio interracial con un exconvicto kurdo –Nuri, interpretado por Numan Acar (Homeland)–, con quien tiene un hijo, Rocco, a quien ambos adoran. Una tarde cualquiera, Katja los pierde a ambos tras un acto terrorista en el barrio turco donde poseen una pequeña oficina de contabilidad. El dolor de la pérdida irreparable se mezcla con el horror ante la sospecha de que el ataque fue perpetrado por un grupo de nazis. Sumida en la tristeza y con una profunda soledad a cuestas, Katja y su abogado –también amigo de Nuri– luchan en la corte para lograr un castigo para los responsables. El racismo que gobierna las acciones de los aparentes responsables no es la única forma de discriminación que rodea el caso: la propia familia de Katja tiene sus reservas ante la muerte de Nuri, la policía sospecha del uso recreativo de drogas del matrimonio, el jurado pone en duda la veracidad de los testigos.

Diane Kruger en “In The Fade”, de Fatih Akin.
Para Akin, esta película siempre tuvo como motivo una dura denuncia del racismo en la sociedad contemporánea. “Racismo en la sociedad, racismo al interior de su familia, racismo en la policía, en la corte. Racismo mortal. Desde que hago cine quería hacer una película sobre racismo, pero es un tema muy difícil, especialmente en Alemania”, comenta en entrevista el director.

El cine de Fatih Akin no se reserva los golpes fuertes en cualquier tema que toque, y esa seriedad a veces pesa sobre su ánimo. Sin embargo, el cine mismo es su forma de canalizar los sentimientos de enojo o amargura que el estado de las cosas en el mundo puede generarle. “Los sentimientos con los que lidio no los tengo después de la película, los tengo antes y por eso busco expresarlos en ella”, explica. “Cuando haces una película sobre un tema complicado o un tema sencillo, casi siempre quieres pasar a otra cosa después”.

Aunque In the Fade explora situaciones específicas de la Alemania de hoy en día, el resto del mundo también vive la indignación y el temor ante un aumento en las tensiones raciales en Norteamérica y Europa. Como un hombre de profundas raíces turcas que creció en un país con una complicada historia de discriminación, Akin plasma en pantalla distintos ángulos de la realidad con la que convive desde hace 45 años. “Sería falso si solo hiciera películas sobre gente blanca”, expresa. “Sería falso porque el mundo en el que vivo no es así. Siempre estoy rodeado de gente de todo el mundo. Mi esposa es mitad mexicana, mitad alemana. Mis hijos son muy neoyorkinos. No vivo en un mundo blanco, ario. ¿Por qué haría eso? Tal vez es cine más vendible, pero eso no me interesa”. 




Fatih Akin ha expresado en ocasiones su interés por el cine mexicano, así como su admiración por la cultura y la gente de este país. De modo que en el pasado Festival de Cannes, tuvo la oportunidad de presenciar la instalación Carne y arena –que llegará a México a finales de agosto–, y aunque le parece un experimento interesante, no cree seguir los pasos de Iñárritu al involucrarse con esa tecnología. “Iñárritu hizo algo que llevó al extremo, pero no tiene nada que ver con el cine”, reflexiona Akin sobre el uso de realidad virtual para la producción cinematográfica. “No es cine. Podría ser narrativo, y no lo digo como crítica, pero es algo distinto. No sé si tendría la paciencia para trabajar con tantos elementos técnicos en una película. No tengo mucha paciencia. Me aburro mucho si las cosas se ponen muy técnicas”.

El interés de Akin por el cine mexicano va más allá del trabajo de Alejandro González Iñárritu, pues asegura que le encantaría trabajar más cerca de esta cultura. “¡Me encantaría trabajar con Salma [Hayek]! Y de verdad creo que Diego [Luna] y Gael [García Bernal] son dos de los mejores actores del mundo hoy en día”, comenta el realizador alemán. “Si tuviera el proyecto correcto, me gustaría trabajar en México. Tal vez algo sobre boxeadores en Tijuana o en alguna ciudad fronteriza. Si alguien llega con un guion, no le diría que no. Sí, me gustaría trabajar aquí”, concluye.

[Foto: cortesía GIFF - fuente: www.gatopardo.com]

Nenhum comentário:

Postar um comentário