quarta-feira, 12 de abril de 2017

Un pueblo aragonés congelado por la Guerra Civil, declarado de interés cultural

Los edificios de Rodén tienen influencia arquitectónica islámica y explican qué pasó en el frente de Belchite
Ruinas del pueblo viejo de Rodén.

El Gobierno aragonés ha aprobado este martes la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) el pueblo viejo de Rodén, en el municipio de Fuentes de Ebro (Zaragoza). Sus edificios fueron abandonados y quedaron fosilizados en el tiempo, justo en el periodo de 1936 a 1937, como consecuencia de la Guerra Civil.
El pueblo viejo de Rodén destaca por contar con elementos arquitectónicos de gran interés por su fuerte influencia islámica, como es el caso del Castillo de Rodén y la iglesia de San Martín. Durante la Guerra Civil Española (1936-1939) fue escenario de diversos episodios bélicos de trascendencia histórica, que supuso la destrucción del pueblo en 1937.
En la actualidad, el pueblo viejo de Rodén dibuja un paisaje de ruina, que permite comprender y conocer el contexto de los primeros años de la guerra, el transcurrir de los acontecimientos en el frente de Belchite y el devenir de la población que decidió regresar a un pueblo devastado e iniciar una nueva vida en el nuevo.
De acuerdo con lo dispuesto en los artículos 41 y siguientes de la Ley 3/1999 de 10 de marzo del Patrimonio Cultural Aragonés, la declaración de Sitio Histórico obliga al ayuntamiento a redactar y aprobar un Plan Especial de Protección del área que cumpla las exigencias establecidas en la citada ley.
Hasta la redacción del Plan Especial no se permite realizar ninguna actividad que pueda llevar al deterioro del mismo, quedando solo permitidas las encaminadas a la conservación de las ruinas y elementos del Sitio Histórico.


[Foto: EPV - fuente: www.elpais.com]

Nenhum comentário:

Postar um comentário