quarta-feira, 12 de abril de 2017

Muy lejos, por SEXTETO MURGIER

Un grupo de músicos que presenta su disco debut después de resultar ganador del Primer Mundial de Orquestas de Tango en Buenos Aires tendrá la vara, necesariamente, un poco por encima del resto. Semejante galardón, obtenido en febrero de este año, obliga a presentar un registro que esté a la altura, y Muy lejos, como tituló el Sexteto Murgier al conjunto de canciones con el que se dan a conocer en formato discográfico, lo consigue con creces.

Más allá del palmarés del sexteto, el álbum no es un exponente del purismo tanguero, una mejor definición diría que el tango aquí es una plataforma y un objetivo, una tradición en la que abrevar y un espacio al que pertenecer, siempre que se puedan expandir sus márgenes para enriquecerse con los recursos de otras expresiones culturales, como la música de cámara, el jazz, la zamba y la chacarera.
Con ese espíritu y la conducción de su fundador, el pianista Pablo Murgier, decidieron reunir en Muy lejos nueve composiciones propias, en las que confiesan influencias de Ástor Piazzolla y Béla Bartók, entre otros, sin dejar por eso de alimentarse de las referencias contemporáneas y locales, como Diego Schissi.
Frente al desafío de presentar material exclusivamente propio, el desenlace muestra un álbum que seguramente podrá ganarse el favor del más riguroso escrutinio académico. Y todo esto en simultáneo con la posibilidad de ofrecer al escucha la experiencia entre familiar y sorprendente del entrecruzamiento de géneros populares, enmarcados en el formato de canción.
La formación y actividad musical de los integrantes del Sexteto Murgier (piano, guitarra, bandoneón, violín, violoncello y contrabajo) son las que permiten esta combinación inusual para un primer disco, que además suena ensamblada con naturalidad, de tal manera que solo puede esperarse que esa solidez se consolide en futuras experiencias de grabación.
Se trata de un debut más que auspicioso, en el que la buena salud de la música popular rioplatense se regodea en la sonoridad de cada movimiento.

[Fuente: www.clubdeldisco.com]


Nenhum comentário:

Postar um comentário