segunda-feira, 13 de março de 2017

El cantor del paisaje guatemalteco

Escrito por Dennis Orlando Escobar Galicia
Este año, el 31 de diciembre, estaría cumpliendo cien años el llamado Cantor del paisaje José Ernesto Monzón. Nació (1917) en el noroccidental departamento de Huehuetenango, en un humilde y frío municipio de nombre Todos Santos Cuchumatán, situado de aproximadamente 305 kilómetros de la Ciudad de Guatemala.
En toda Guatemala es casi raro encontrarse con adultos que no sepan quién fue don José Ernesto Monzón, en virtud de que él le compuso canciones a los veintidós departamentos que forman parte de la división política y administrativa de la República. Pero también compuso canciones para El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica; así como a dos estados de México.
Algunas de sus canciones son consideradas himnos de los lugares, tal el caso de la canción Soy de Zacapa, dedicada al oriental departamento de Guatemala, tierra de personas bravías; uno de sus versos dice:
«Soy de Zacapa! tierra de oriente,
en donde sale primero el sol,
por eso tengo la sangre ardiente
como las notas de mi canción.»
Cuando los zacapanecos escuchan esa canción, ya sea estando en Guatemala o en algún país del extranjero, irrumpen el ambiente de gritos y de vivas a su natal Zacapa; es tanta la emoción que si están en una taberna piden otra tanda de bebida y más monedas para marcar la misma canción.
Su prolija producción musical cuenta con emblemáticas canciones como Mi lindo Joyabaj, Barberena, Morazán, Canto a mi Guatemala, Escuintla, Puerto San José, Madre, Así es Jalapa, Chimaltenango, La Sanjuanerita, Cobán, Mañanitas chapinas, Livingston, Santa Lucía Cotzumalguapa, Milagroso Señor de Esquipulas.
Don Neto (Ernesto) Monzón, además de haberse dedicado a componer más de 200 canciones, fue maestro de escuela e investigador de literatura folclórica y auxiliar de actividades culturales en la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC).
En su vida obtuvo muchos premios y reconocimientos, destacando entre ellos el Premio Nacional Rafael Álvarez Ovalle, Orden del Quetzal en el Grado de Gran Oficial, Premio al Mérito por la USAC.
La Asociación de Periodistas de Guatemala (APG), de la cual fue miembro, le concedió los premios Monja Blanca y la Cruz del Mérito Artístico.
«En enero del año 2000 la empresa mexicana de noticias lo declaró como el mejor compositor guatemalteco del milenio», publica EcuRed de Cuba.
Quien esto escribe tuvo la honra de conocer a don Neto: lo recuerdo que en algunas actividades de APG al final de los cocteles compartía en amenas charlas y cuando pasaban los tentempiés los guardaba en las bolsas de su saco y decía que eran para sus nietos.

[Fuente: www.latinoamericaexuberante.org]


Nenhum comentário:

Postar um comentário