domingo, 4 de junho de 2017

El artista judeo-chileno Mauricio Avayu plasma la Torá en su obra

Cuando el artista judío nacido en Chile Mauricio Avayu pensó por primera vez en dar vida a la Torá al pintar sus historias sobre lienzos, vio una tarea muy desalentadora. 


Escrito por Jason Shaltiel

Crear un rollo de Torá normalmente toma varios meses. Cada letra es entintada cuidadosamente en el pergamino curado, usando una puntilla con una pluma de ave. El resultado es una demostración de arte, habilidad y de mano de obra excepcionales.

"Al principio quería hacer toda la Torá, pero cuando comencé a estudiar para el proyecto me di cuenta de que sería imposible", dice el artista mientras está sentado frente a una parte del mural en la que José está interpretando el sueño del faraón.
Avayu comenzó el proyecto a finales de 2013 y solo ha completado la sección del mural para el Génesis, el primero de los cinco libros que componen la Torá.
Cuando se complete, el mural habrá alcanzado unas dimensiones de 2 metros de alto por 50 metros de largo. Cada libro de la Torá será retratado a través de ocho pinturas, por lo que, en total, el mural incluirá 40 pinturas que representarán secuencialmente los eventos de la Torá. Cada pintura será de 2 m  por 1,25 m. La misma proporción matemática que el Kodesh Hakedoshim, el Santo de los Santos, donde Dios habitó en el Templo.
Al igual que un escriba diligente, Avayu constantemente se remite a la Torá antes de seguir adelante con su trabajo. Su proceso implica leer la Torá, Midrash y Rashi varias veces –solo entonces las imágenes empiezan a entrar en su cabeza, dice-.
"La parte difícil en comparación con lo que he hecho antes es que aquí no estoy totalmente libre", dice Avayu. "Con otros proyectos, me llegaría la inspiración, tomaría las herramientas y empezaría a pintar. Con este proyecto no puedo hacer eso. Tengo que empezar a estudiar, y solo después de eso puedo comenzar mi trabajo".
Se ha acercado a los rabinos para pedir consejo sobre si incluir ciertas facetas en la obra y se ha sentado con los escribas de la Torá que le han enseñado cómo imprimir correctamente la fuente de la Torá en su propio pergamino.
La elaboración del mural ha sido una notable experiencia de aprendizaje para el artista, que no es ajeno a los estudios judaicos o dibujar las historias. Comenzó a asistir a la escuela judía en Ecuador a los 10 años y dibujó cuadros que representaban personajes y eventos de la Biblia para el anuario escolar.
La Capilla Sixtina de Miguel Ángel fue una gran inspiración para el proyecto, explica Avayu. Es una de las pocas representaciones de la Torá que se han creado, y no va más allá de Génesis.
La sección completa del mural representa el día de la creación, la disputa entre Caín y Abel, el arca de Noé, Abraham, el enlace de Isaac, la bendición de Isaac de Jacob, la interpretación de José del sueño del faraón y los símbolos de cada una de las 12 tribus. Cada evento es pintado en un lienzo separado que se conecta lado a lado, tejiendo la narración de la Torá a través de imágenes.
“Mi sueño es tener todo esto expuesto como un círculo alrededor de los Rollos del Mar Muerto”, dice Avayu.
Hasta ahora, el trabajo solo ha sido exhibido en Chile. Fue inaugurado en la primera noche de Jánuca, en diciembre del año pasado, en la casa del presidente de Chile. Más de 1.000 personas estuvieron presentes. Estará en exhibición hasta el 2 de noviembre en Iquique, Chile.
Avayu, que quiere traer el proyecto a Israel cuando se complete, espera emplear otros cinco a siete años trabajando en él.
Aunque Avayu está trabajando fuera de Israel, ha encapsulado gran parte de la esencia del judaísmo y de la Tierra Santa.
La paleta de colores del mural es una reminiscencia de las paredes de piedra y azulejos de la Ciudad Vieja. Cada carácter e imagen es identificable.
Las letras hebreas en los lienzos capturan el estilo de letra de un rollo de Torá tradicional.
Como parte de un esfuerzo para combatir el antisemitismo, Avayu ha estado trabajando para exhibir el mural para no judíos. Él cree que su trabajo puede ayudar a los no judíos a entender al pueblo judío.
“Los no judíos me han agradecido porque el trabajo muestra información a la que no tenían acceso”, dice Avayu. "Esto nos pone en un terreno común y demuestra que compartimos puntos de vista similares".

[Fuente: JPost – traducido por DiarioJudio.com]

Nenhum comentário:

Postar um comentário