quarta-feira, 10 de maio de 2017

Ute Lemper, de Bukowski a Lluís Llach

Ute Lemper presenta estos días en Madrid su espectáculo «Bukowski Project», en el que Mario Gas se transfigura en el escritor norteamericano. «Se parece mucho físicamente, aunque, gracias a Dios, es más amable», bromea la artista que ya ha hecho escala con este montaje en Gerona, Santander y Sevilla. Desde ayer, y hasta mañana, se puede ver en los Teatros del Canal, dentro de la programación del Festival de Otoño en Primavera.
Escrito por SUSANA GAVIÑA 
En su camerino, la cantante alemana retira algunos juguetes y un carrito de niño, el de su hijo de cuatro años, para hacernos sitio. Alta, atlética y vestida con una camiseta y un pantalón -por la rodilla- negros, comienza a hacer memoria de cómo nació este espectáculo en torno a Bukowski, «un viaje teatral» que comenzó antes de que se sumara a él Mario Gas. «Empecé a desarrollarlo hace un año en un festival en Milán. Siempre me ha gustado Buskowski porque tiene ciertas similitudes con Brecht, Brel, Weill, Fassbinder y los expresionistas». Algunos de los cuales lleva cosidos a su voz desde hace años, y le han convertido en una de las intérpretes más codiciadas.
Pero esta no es la primera vez que la artista incorpora al escritor a sus espectáculos. «Hace algunos años ya incluí algunos de su poemas». Fue entonces cuando decidió estudiarlo en profundidad. «Quise leer más y ver cómo sus textos se prestaban a ser musicalizados. Después me senté al piano y compuse la música. Este montaje ha sido una gran labor intelectual», confiesa. En «Bukowski Project» le acompañan Todd Turkisher (percusión), Vana Gierig (piano) y Steve Millhouse (bajo y guitarra).
Musa del escritor
El montaje que se pudo ver en Milán no incluía el personaje de Bukowski, tan solo a Lemper cantando en el escenario sus poemas, que realizan un viaje por la vida del escritor, considerado uno de los máximos representantes del «realismo sucio». «Abarcan desde su infancia, en la que sufrió los malos tratos de su padre; su adolescencia, su relación con las mujeres, a las que ama y al mismo tiempo destroza; sus ideas políticas...». La cantante, que representa aquí el papel de musa del escritor, reconoce que hay aristas -más afiladas y menos agradables- que no aparecen en el espectáculo: «Él tenía muchos aspectos que no se ven aquí. Desde el punto de vista social, Bukowski era un hombre horrible, desagradable. Era un alcohólico». Todo ello quedó grabado en las diferentes obras que conforman su catálogo, «y que refleja una idea realista del mundo en el que vivió, y en el que él era un alma perdida».
En Gerona el espectáculo creció en dimensiones: se incorporó Gas y el multimedia. «Mario traslada a escena el espíritu de Bukowski». La química entre ellos ha sido buena, «aunque él habla en castellano y yo en inglés», bromea.
Para Lemper «Bukowski Proyect» ha supuesto «una aventura experimental. Un trabajo que se alejaba del terreno en el que me siento más cómoda». La artista tiene previsto llevar el espectáculo el próximo año al Festival de Avignon, en el que Gérard Depardieu encarnará al escritor; a Inglaterra, Alemania y Nueva York.
Con una agenda repleta de compromisos, desde Austrialia a Brasil, volverá de nuevo a España, donde actúa con cierta asiduidad, en verano. «Estoy muy sorprendida y muy agradecida por la respuesta del público español». La cantante lo atribuye «a que le gusta mi repertorio, que aborda temas sobre la vieja Europa». En julio participará en un homenaje a Lluís Llach en Porto Ferrara, en el que incluso se atreverá a cantar unos de sus temas, «Amor particular». «Estoy aprendiendo catalán. Su sonido es una combinación entre el francés, el portugués y el flamenco».
Ya en el pasillo, Mario Gas se acerca a saludar a la cantante y esta le pide consejo sobre el tema de Llach que interpretará dentro de unos meses. Tras entonarlo ante el actor y director, Gas le hace algunas pequeñas correcciones. Lemper, alumna aplicada, no pierde detalle para afrontar con éxito su próximo proyecto, Lluís Llach.
[Fuente: www.abc.es]





Nenhum comentário:

Postar um comentário