quarta-feira, 6 de junho de 2018

Nieta de Pinochet debe devolver tierras a comunidad indígena tras fallo de la Corte Suprema


El máximo tribunal señaló que la demandante no posee legitimación para reclamar la propiedad del terreno, ya que no se encuentra inscrita a su nombre, sino que al de una sociedad de la que forma parte

Este martes por la tarde, la Corte Suprema rechazó las acciones legales presentadas por Francisca Ponce Pinochet –hija de Julio Ponce Lerou y Verónica Pinochet Hiriart, también nieta de Augusto Pinochet– con respecto al fundo El Pafu, ubicado en la comuna de Pyehue (región de Los Lagos), y además ordenó la restitución de dichos terrenos a Juan Guerrero Castro y la comunidad indígena Llanquileo. 
El litigio se inició debido a que la comunidad mantenía ocupados los predios desde mayo de 2014, ya que los reivindicaba como tierras ancestrales, mientras que Ponce Pinochet alegaba ser propietaria de ellos.
El máximo tribunal rechazó el recurso de casación interpuesto por ella, y en su fallo señaló que la demandante no posee legitimación para reclamar la propiedad del terreno, ya que no se encuentra inscrita a su nombre, sino que al de una sociedad de la que forma parte.
La resolución también detalla que la ocupación se llevó a cabo el 14 de mayo 2014, mientras que la nieta de Pinochet es poseedora de derechos y acciones sobre los terrenos solo a partir de abril de 2015.
El fundo en cuestión abarca más de dos mil hectáreas, y de ellas cerca de 100 fueron tomadas por la comunidad. Reinaldo Uribe, concejal de Puyehue, relató a Cooperativa que las tierras eran de los abuelos del matrimonio compuesto por Anatolio Guerrero y por Juana Castro Llanquileo, quienes “son los que han dado la lucha para que sus tierras sean devueltas y hoy se ha hecho justicia”.
Y de hecho, ya en 1997 hay antecedentes de que un hombre “llamado Segundo Anatolio Guerrero, casado con una mujer de apellido Llanquileo” reclamó sus derechos sobre parte de esas tierras. Hoy la comunidad Llanquileo son los Guerrero Castro, y levantaron a Juan Guerrero Castro como lonko en el proceso reivindicativo.
Consultada la Corporación de Desarrollo Indígena (Conadi), se informó que a petición de los querellados, a principios de este año se efectuó un “estudio antropológico. Y este estableció que la comunidad (Llanquileo) sí es habitante ancestral del sector que demandan en Puyehue”. Y este antecedente sería válido para solicitar, junto con otros trámites, que se inicie un proceso de compra de tierras, según el artículo 20 letra B de la Ley Indígena.

[Fuente: www.eldesconcierto.cl]

Nenhum comentário:

Postar um comentário