terça-feira, 4 de julho de 2017

«La bodega», de Vicente Blasco Ibáñez #libro


En el escenario de una bodega andaluza tienen lugar agudas críticas, descriptas cual preciso pincel en un lienzo. La visión del autor, Vicente Blasco Ibáñez -un grande de la literatura española-, es evidentemente política. Crítica, política, republicana acérrima... refleja su pensamiento ante una realidad cruda, como sea que la mirara.

Podés no verlo “tan así”... podés estar de acuerdo con él. “Creerlo” o no. Todo depende. De tu nacionalidad, de tu visión ideológica. Lo indudable es que es magistral la calidad del escritor.

No llegan a 200 páginas que se leen sin parar, con avidez para ver qué sucede. 

Se van sucediendo personajes. La propia bodega como escenario es un “personaje”. El vino, en sus triunfos y fracasos, como premio, como centro de la vida, como sacrificio... también es un “personaje”. Entre tantos. Los poderosos y ricos propietarios de una espectacular bodega transmitida por generaciones de negocios prósperos de vino, los Dupont -alegoría de los Domecq-. El tratamiento de los trabajadores. La situación de los campesinos. La voluntad por mejorar, los obstáculos. Triunfos, esperanza, resentimiento... tiene de todo muy humanamente contado. Es un relato realista.

El escritor estuvo visitando la zona, la ciudad. Una vez incluso entrevistando pobladores expresamente para la documentación verídica de su novela.

Fue removedora la presentación de la novela ante sus contemporáneos. Escandalosa, reveladora. Unos indignados, otros sorprendidos, otros identificados. Imagínate. Cada cual según el lugar desde donde mirara la realidad. Que, como siempre, debió haber sido un poco de cada cosa, visto con perspectiva histórica neutral. Pero que en España se sigue interpretando con la misma parcialidad del primer día. Y nunca llegó a ser vendida, en su tiempo, en Jerez. No permitieron que llegara allí para su venta.



Transcribiendo un párrafo...

“Los hombres empezaban de pequeños el aprendizaje de la fatiga aplastante, del hambre engañada. A la edad en que otros niños más felices iban a la escuela, ellos eran zagales de labranza por un real y los tres gazpachos. En verano servían de rempujeros, marchando tras las carretas, cargadas de mies, como los mastines que caminan a la zaga de los carros, recogiendo las espigas que se derramaban en el camino y esquivando los latigazos de los carreteros que los trataban como a las bestias. Después eran gañanes, trabajaban la tierra, entregándose a la faena con el entusiasmo de la juventud, con la necesidad de movimiento y el alarde fanfarrón de fuerza, propios del exceso de vida. Derrochaban su vigor con una generosidad que aprovechaban los amos. Estos preferían siempre para sus labores la inexperiencia de los mozos y de las muchachas. Y cuando aún no habían llegado a los treinta y cinco años se sentían viejos, agrietados por dentro, como si se desplomase su vida, y comenzaban a ver rechazados sus brazos en los cortijos.”

Vicente Blasco Ibáñez (Valencia, 29 de enero de1867 – Menton, Francia, 28 de enero de 1928) fue un escritor, periodista y político republicano español. 



LINK de Wikipedia:

LINK para encontrar el libro

Comentarios sobre el libro:
"Vino, tragedia y polémica en'La bodega”

“Blasco Ibáñez y La Bodega. Un siglo de la publicación que conmocionó a la sociedad jerezana”

“‘La Bodega’ de Blasco Ibáñez en Plaerdemavida”

“Con Vicente Blasco Ibáñez por la campiña jerezana”

Película sobre La Bodega. Intensa película, prefiero la novelita que leí, pero igual tiene su atmósfera... Especialmente porque es de 1930. Pero solamente se ve la primera media hora... Te enteras de una visión artística del ambiente, pero no mirás toda la película...





Publicado por 


[Fuente: micaminodelvino.blogspot.com]

Nenhum comentário:

Postar um comentário