quinta-feira, 25 de maio de 2017

Maleducada - DAT GARCÍA

Dat García, la nueva artista del sello argentino ZZK, se sube a la ola de la folktrónica: cumbia, baguala y trip-hop al comando de esta discípula de Chancha Vía Circuito que aboga por el empoderamiento del sexo femenino en medio de un reclamo global.


Escrito por JUAN BARBERIS

Qué: Disco (edita ZZK)




Dentro del mapa musical argentino, la revisión moderna del folclore latinoamericano es un movimiento que sigue creciendo. Después del efecto expansivo que logró Chancha Vía Circuito a través del sello bonaerense ZZK, llevando su folktrónica chamánica por escenarios de todo el mundo, ahora la avanzada aparece propulsada especialmente por el género femenino: artistas como Paloma del Cerro, Kaleema, Soema Montenegro o Weste le dan volumen a una nueva forma de abordar la tradición musical de los países sudamericanos, desde una mirada sensible y batalladora, reivindicativa y profundamente actual.

Dat García, la nueva artista de ZZK, es una de las últimas exponentes de este fenómeno. Como discípula directa de Pedro Canale (hombre detrás de Chancha Vía Circuito), García combina el timbre acústico de instrumentos autóctonos –bombo legüero, flautas, charangos, quenas– con la prepotencia multicolor del universo digital.

Maleducada, su primer larga duración, se ladea sin preámbulos entre lecturas sintéticas de géneros como la baguala, la chacarera, la cumbia y el trip-hop. Pero aunque el acento parece puesto en la búsqueda del groove, la obra resulta un dispositivo bastante más político que bailable. Desde la canción que le da nombre al disco, la cantante pretende visibilizar y deconstruir la educación emocional y ética que recibió la mujer durante décadas.

«Es mi abrazo para vos, es mi abrazo esta canción», repite Dat García, en un gesto de contención que es imposible disociar de la lucha por la igualdad de derechos de la mujer que se libra actualmente en todo el mundo, y que en Argentina expone una situación límite, contabilizándose un femicidio por día en todo el territorio.

Entre un total de quince canciones, es probable que a Maleducada le sobren algunas, sobre todo porque Dat García por momentos se desluce en sus esfuerzos por ajustar su interpretación a las raíces más puras del altiplano argentino (Nunca olvidarme mi acento). En cambio, en piezas como La pluma dorada y Aves, la cantante avanza con sensualidad sobre atmósferas oscuras de base trip-hop, acomodando su voz a su mejor tono, mezcla de MC y femme fatale.


[Fuente: www.zonadeobras.com]




Nenhum comentário:

Postar um comentário