quinta-feira, 27 de julho de 2017

Somatemps llama al boicot de los vinos de Lluís Llach

El diputados de Junts Pel Sí advirtió que la Generalitat podría obligar a los funcionarios a plegarse a la voluntad sediciosa del Govern. Fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de ‘Somatemps’, que decidió “informar” del negocio vinícola del cantautor.



Escrito por Rafael Núñez Huesca

‘Somatemps’ es una asociación de catalanes contrarios al separatismo y cuyo principal lema es ‘Catalanitat és Hispanitat’. Se trata de un grupo cuyo objetivo consiste en dar a conocer a los catalanes y al resto de españoles “la Cataluña que el nacionalismo nos ha ocultado”. Y para ello proponen dos caminos: “la divulgación de las manipulaciones históricas del nacionalismo y la presencia en la calle en actos reivindicativos”.
Una de las últimas iniciativas de la asociación ha sido dar a conocer el negocio vinícola del diputado de Junts Pel Sí Lluís Llach. La mecha se encendió cuando se conocieron las polémicas declaraciones del diputado en las que aseguraba que el Govern podría sancionar a los funcionarios que no acataran el nuevo sistema legal separatista. Fue entonces cuando Somatemps decidió “lanzar un aviso” a Lluís Llach, según explica el promotor de la entidad, Javier Barraycoa, a La Gaceta.

A juicio de Barraycoa, Llach amenazó a los funcionarios, una actitud propia de una Generalitat que, entiende, padece tics totalitarios. Es por eso que desde la asociación lanzaron una campaña, “que más que un boicot es un aviso” y que incluía un montaje fotográfico en el que aparece el cantautor junto a varias botellas de sus vinos y una sentencia: “Amenazó los funcionarios. Cobra los españoles más de 50.000 euros, tiene un patrimonio de más de 1,5 millones de euros, 7 propiedades entre locales y pisos y 11 metros de eslora de velero. Boicot a sus vinos“. 
¿Boicots? solo si es imprescindible 
Barraycoa, sin embargo, advierte de que, por el momento, solo buscan “informar a sus posibles consumidores” de quién está detrás de los vinos “Vall Llach”. “En el caso de que continúe con sus amenazas y promoviendo la fractura social en Cataluña, activaremos una verdadera campaña de boicot”.
Sea como fuere, Javier Barraycoa no es partidario de los boicots, y menos aún contra productos catalanes “que son parte de nuestra riqueza y nuestra prosperidad”. El caso de Lluís Llach es una cosa puntual y parte de una estrategia para evitar “que se nos amenace impunemente”. En cualquier caso, advierte, “no nos temblará el pulso si el boicot tiene que finalmente hacerse efectivo”.
[Fuente: www.gaceta.es]

Nenhum comentário:

Postar um comentário