segunda-feira, 13 de fevereiro de 2017

Estados con nombres españoles en Estados Unidos


Estados Unidos tiene varios Estados con nombre español. Vamos a ver cuáles son y cuál es el origen de esos topónimos.


Para empezar nos vamos a fijar en los que toman su nombre directamente del español.



En la costa este tenemos Florida, que no se llama así porque tenga muchas flores, sino porque la expedición de Ponce de León desembarcó allí el día de la Pascua Florida del año 1513. La Pascua Florida es uno de los días de la Semana Santa, concretamente, el Domingo de Resurrección. Ponce de León y sus hombres fueron los primeros europeos en llegar a este territorio.



En el sudoeste encontramos el Estado de Colorado. Toma su nombre del río Colorado, o sea, el río rojo. La denominación, evidentemente, se le dio por el color de las aguas.



Si nos vamos más hacia el oeste, llegaremos a Nevada, que se llama así por Sierra Nevada, que es la cordillera situada en el límite entre este Estado y California. En España también tenemos una cordillera que se llama Sierra Nevada. Está en Granada. La de Estados Unidos pudo tomar su nombre de aquí, aunque al fin y al cabo es una denominación genérica que se puede aplicar sin más a cualquier sierra donde encontremos nieve. 



Ya en la costa del Pacífico está California. El nombre está tomado de un libro de caballerías famoso en el siglo XVI: Las sergas de Esplandián. En la época en que los españoles estaban explorando América, este tipo de libros era muy popular. Lo que encontraban en el nuevo continente era tan fabuloso que solo les parecía comparable con las maravillas de este género de literatura fantástica. En las Sergas aparece una isla fabulosa que se llama California. Está gobernada por la reina Calafia. Solamente viven allí mujeres que secuestran a los hombres para tener hijos con ellos y después los matan.



En el noroeste, ya en la frontera con Canadá, se halla Montana. El nombre es de origen español. Viene de “montaña”, pero fue un invento del congresista James Ashley en 1864. Pudo inspirarse en las montañas Rocosas, que se encuentran en parte dentro del territorio del actual Estado de Montana. El nombre no tiene eñe porque en el alfabeto inglés no existe esa letra, así que se quedó en “Montana”.



Hasta aquí hemos visto nombres que vienen del español sin más, pero hay también otros que proceden de idiomas diferentes y a los que el castellano les sirvió de intermediario.



Utah: viene del nombre de la tribu de los yutas. En español se escribía “yuta”, así, tal cual: i griega, u, te, a. Después los hablantes de inglés adaptaron la ortografía a su lengua y lo convirtieron en el actual “Utah” (con u al principio y h al final).



Nuevo México: proviene del náhuatl “México” a través del español y con el añadido de la palabra “nuevo”. Posteriormente, el nombre se tradujo al inglés como “New Mexico”. La pronunciación inglesa está basada en la escritura del español (que es con equis) y no en la pronunciación con jota.



Texas tiene su origen en la lengua cado a través del español. “Teja” significa en cado 'amigo' y es un nombre que se aplicaban los cados a sí mismos en contraste con otros pueblos, que eran sus enemigos. Los españoles se referían a este pueblo americano como “los tejas” y de ahí sale el nombre del Estado. La pronunciación inglesa está tomada de la grafía, igual que en el caso de Nuevo México. En español se debe pronunciar [téjas], nunca [téksas].



Si algún día ya no quieres recibir estos artículos, solo tienes que mandarme un mensaje.



Un saludo,
Alberto Bustos


[Fuente: blog.lengua-e.com]

Nenhum comentário:

Postar um comentário