sábado, 15 de julho de 2017

«Un rosario», disco de GABY COMTE

Se trata del primer disco de la cantante Gaby Comte, pero en verdad es un dúo, nada menos que con Claudio Cardone. Juntos crearon una obra impecable, con piezas muy delicadas y bien elegidas. Un repertorio amplio, sin tiempo y amoroso, en una intimidad compartida. 
Gaby Comte cuenta que “un rosario” significa también ramo de rosas. Y ella canta este colorido, este bello grupo de canciones elegidas, como las cuentas de un rosario, como rezando, con emoción. Cada una de las rosas de este ramo viene de jardines distintos, pero distinguidos, con mucha melodía y perfumes del tiempo. Vean la lista de temas y es innegable.
El fino trabajo hecho desde el piano por el rosarino Claudio Cardone funciona perfecto como río por el que la canción fluye, se hace y se rehace. Cada pieza fue pulida como una piedra preciosa, con precisión en la interpretación, luego procesadas, editadas, con tanto amor como expertise. Con juegos rítmicos, con planos que se mueven, con texturas y formas delicadas. Canciones que parecen nuevas, todas delicadamente puestas en otro lugar, con arreglos que sorprenden hasta a sus propios autores. 


Comte y Cardone se conocen hace muchos años, y si bien no habían hecho música juntos, son la música y los amigos lo que los une, y eso está de manifiesto primero en lo bien que quedó el trabajo de intervención mutua que hicieron para esta hermosa obra, y además claramente tiene que ver con los autores seleccionados para Un rosario. Los nombres de Luis Alberto Spinetta, Hugo Fattoruso, Adrián Abonizio, Raul Carnota y Fandermole tienen todo que ver con el universo de cruces y amistades que los circunscriben. Así como también aparecen los mas jóvenes Gabo Ferro y Lucas Martí, todos compositores de canciones y admirados por el dúo que decidió versionarlos en este disco que tiene una aura especial. 


Este conjunto de canciones tan valiosas y profundas tiene sustancia en los textos, en cada palabra, en el aire del canto de Comte, tanto como en el sonido, el tratamiento armónico, la sabiduría del pianista; en el arte gráfico que dirigió el maestro Eduardo Stupía. Y con todo se convierte en la excusa perfecta para que se presente la intérprete, en un salto intimista, actual y emocional.






[Fuente: www.clubdeldisco.com]

Nenhum comentário:

Postar um comentário