terça-feira, 11 de julho de 2017

Una joya de desayuno



Escrito por JOSÉ CRESPO ARTEAGA

Otro domingo soleado, otro día espléndido para preparar desayunos sobre la marcha. Improvisarlos me hace renacer el gusto por la vida, me hace sentir reinventado. Cada uno de ellos es un volver a empezar, un trastocamiento de los mecanismos del tiempo, como queriendo huir de sus inexorables derroteros. Basta de pamplinas y, mejor, entremos en materia. 

La rutina de un buen desayunista empieza por revisar el refrigerador, lógico, y dar un vistazo a la despensa, también. En una despensa nunca deben faltar huevos porque a la hora de las dificultades es mejor tenerlos. Los huevos salvan el desayuno de cualquier manera: fritos, pasados por agua, revueltos, o como se les antoje prepararlos. Un huevo frito es lo más sencillo del mundo, que hasta un manco no debiera tener dificultades. Si alguien dice que fulano “no sabe hacerse ni un huevo estrellado” es el peor golpe bajo, especialmente a los que presumen de su virilidad. Porque todo en la vida es cuestión de huevos, ¿o no?

Así pues, para mí el desayuno no es tal sin huevos. ¿Habrá ritual más sabroso que destapar la punta de un huevo duro, todavía muy caliente, y meterle una cucharilla de llajua u otra salsa picante para devorárselo antes de que se enfríe? Y si está acompañado de unas papas hervidas con cáscara -a ser posible de reciente cosecha- ya es el colmo de la sabrosura, por ese agudo contraste de lo picante con el harinoso dejo del tubérculo. 

En los fines de semana y otros días ociosos, mis desayunos rondan la copiosidad, sin falta. Es ahí cuando pongo en marcha la operación “huevos revueltos”, alternativamente, con queso picado, mortadela, jamón, chorizo; o recurro a hortalizas tales como cebolla verde, pimentones, achojchas, etc. De vez en cuando, con mote de maíz sale una combinación deliciosa, costumbre que adquirí de mi padre. Para el acompañamiento siempre me valgo de pan crocante o integral, si mi madre hornea los panes tablitas que tanto me gustan, ya es demasiada felicidad en la mesa. A falta de pan, reviso el refrigerador por si queda arroz graneado; o tal vez yucas del día anterior que, después de una retostada de rigor, convertirán el desayuno en una experiencia cuasi religiosa, y a los pocos minutos ya puede Dios mandar el apocalipsis si quiere.  

Observen la foto de cabecera, esa cosa oblonga y oscura no es una morcilla o chorizo, escapado de un típico desayuno inglés (ya pueden ver uno deprimente en una peli de Hitchcock, Frenesí, creo que es). Ya quisieran los ingleses tener una merienda de tales contrastes cromáticos y sabores aun más distintos, donde el suave almidón de la papa morada se posa en la lengua trasmitiendo su textura mineral, terrosa, y que luego puede pasarse a la consistencia cremosa del camote amarillo para endulzar las sensaciones. Entre pedazo y pedazo de ambos tubérculos, que pueden saber algo secos, altérnese con el regusto jugoso de la chorellana para refrescar la boca e ir por el siguiente bocado. 

El huevo estrellado parece estar de adorno pero es el necesario aporte de proteína, vital para equilibrar esa abundante porción de carbohidratos y verduras. Un desayuno generoso y completo que se coronó con un café recién destilado en su versión más cargada. Delictuoso es pensar en bebidas más ligeras como el té, que es más para viejitas, al estilo inglés con masitas y galletas; si recurren al café instantáneo sigan en su empeño de perderse lo mejor de la vida y después no se quejen. Pueden salvar el pellejo si lo acompañan de un zumo ligero de temporada, tal cual de naranja o mandarina, que yo generalmente me tomo de aperitivo. 


Así de sencilla me resultó la faena, gracias a que preparé con los sobrantes de un platillo que degusté el día anterior. Puse las papas y camotes en agua caliente para darles un hervor. Es mejor tener una sartencita exclusiva para freír huevos sin que se peguen.  Ahora, no se asusten con la chorrellana (que así llamamos localmente al ahogado de cebolla y tomate, picados en juliana), que solo necesita de un chorrito de aceite, pues es indudable que ambas verduras soltarán agua al calentarse. Eso sí, piquen en una tabla la cebolla a altura considerable de los ojos si no quieren llorar como hinchas brasileños, después del 7 a 1 que les endosaron los alemanes una tarde aciaga hace exactamente tres años.


[Fuente: perropuka.blogspot.com]

Nenhum comentário:

Postar um comentário